Inicio » Sexualidad » Amigos con derecho: cómo hacer que funcione

Amigos con derecho: cómo hacer que funcione

amigos con derechos

Ser amigos con derechos es algo que hemos normalizado, pero ¿estamos realmente preparados para mantener una relación de este tipo?

El mundo y, por supuesto, las relaciones han evolucionado. Los largos noviazgos que culminan en matrimonio ya no son la norma. Ahora se huye de las etiquetas, de las reglas y se busca una forma más libre de interactuar con las personas que nos gustan.

Es en este contexto donde surgen los amigos con derecho a roce. Se trata de vínculos de amistad que se aderezan con sexo, pero ¿puede esta mecánica ser exitosa para los implicados? Si estás inmerso en esta situación o te lo estás planteando, no te pierdas todo lo que te contamos a continuación.

Amor, amistad y sexo

Como hemos mencionado, mezclar amistad y sexo es una práctica cada vez más común. Puede que resulte extraño para muchos, pero lo cierto es que la atracción entre amigos es más frecuente de lo que se piensa. En un estudio realizado por Heidi Reeder, una psicóloga americana, se demostró que existen diferentes formas de atracción entre amigos:

Amistad: es la que experimentas cuando te agrada la compañía de una persona. Es la más común.

Atracción romántica: es la más rara y sucede cuando a una o a las dos personas les gustaría pasar de la amistad a una relación amorosa. Suele ocurrir normalmente en las primeras fases de la relación.

Atracción física/sexual subjetiva: hace referencia al deseo de mantener contacto sexual o íntimo, pero sin tener interés en desarrollar una relación romántica. Un tercio de los entrevistados por Heidi Reeder confesaron haberla experimentado.

Atracción física/sexual objetiva: ocurre cuando creemos que nuestro amigo es atractivo desde un punto de vista general, sin que eso implique atracción a nivel personal. En este caso, más de la mitad de los participantes indicaron que sentían este tipo de atracción.

Por tanto, podemos afirmar que tanto la amistad como el amor son sentimientos muy similares y muchas veces es difícil saber trazar la línea. Otro dato interesante que arrojó el estudio de Reeder es que un 20 % de la muestra confesó haber mantenido relaciones de carácter sexual con amigos en algún momento de su vida. Y, además, hasta el 76 % dijo que, gracias a eso, la amistad se había fortalecido.

¿Ser o no ser amigos con derechos?

sexo entre amigos

Como ya sabes, la amistad tiene determinadas características (confianza, transparencia, sinceridad, etc.) que, al mezclarse con las relaciones íntimas, pueden resultar en una experiencia tremendamente agradable. Hay comunicación y desaparece el miedo al reproche, al compromiso y otros muchos «inconvenientes» que puede generar una relación estable de pareja.

No obstante, aunque sea totalmente normal, e incluso exitoso, experimentar atracción por tus amistades, debes ser consciente de todas las implicaciones a nivel sexual, afectivo y emocional que tiene mantener sexo con amigos.

La clave, según el psicólogo José Alonso Peña está en el grado de amistad verdadera que se tiene antes de iniciar el sexo. Desafortunadamente, la mayoría de parejas no tienen una base sólida de amistad. Con lo cual, es frecuente que empiecen a generarse miedos, problemas de comunicación y dudas.

En estos casos, solo hay dos desenlaces: por un lado, que la relación se dañe y las cosas entre ellos terminen para siempre; o, por otro lado, que evolucione hacia una relación de pareja, con todo lo que eso implica.

Consejos para que el sexo con amigos sea una buena experiencia

cómo tener un follamigos

Estas son algunas de nuestras recomendaciones si te planteas iniciar una relación de este tipo:

Consenso: Es de suma importancia que ambos estéis de acuerdo en llevar una relación de esta índole. Hablar abiertamente y llegar a un acuerdo es lo mejor antes de empezar para evitar dar lugar a confusiones en el futuro.

Reglas claras: Es importante establecer unas reglas claras por las que se regirá la relación. La frecuencia de los encuentros íntimos, si lo mantendréis en secreto o si saldréis con otras personas son aspectos que es mejor decidir con antelación.

No involucrarse sentimentalmente: Debes tener presente que el sexo genera vínculos muy fuertes y estos pueden dar lugar a un tipo de afecto que diste del de una simple amistad. Así que es esencial evitar los sentimientos románticos. En caso contrario, puede convertirse en algo muy tóxico y autodestructivo. El éxito vendrá determinado por la inteligencia emocional que tengáis tú y tu amigo con derechos.

Honestidad: Es la base de cualquier amistad y debería seguir siendo así aunque haya sexo de por medio. Plantéate constantemente si la situación resulta agradable y cómoda para ti. En caso de no serlo, deberás hablar con la otra parte con sinceridad para intentar cambiar las reglas al respecto. Si notas que tus sentimientos hacia la otra persona están cambiando, es mejor que lo cuentes cuanto antes. Ocultarlo y dejar pasar el tiempo solo empeorará las cosas para ambos.

Nada de celos: Los celos no deben tener cabida en relaciones de pareja y mucho menos entre amigos. Del mismo modo, si comienzas a sentirlos, recuerda que no estás en posición de hacer ningún tipo de reclamación a tu amigo, así que evítalo.

Mezclar amistad y sexo puede ser una fantástica idea. No tengas miedo en expresar tus intenciones con ese amigo que te gusta y empieza a disfrutar de todas las ventajas que tiene esta nueva forma de entender las relaciones.

Eso sí, sé consciente de todo lo que implica y procura que, antes de dar el paso, vuestra relación de amistad esté bien cimentada y consolidada. Solo así evitarás futuros arrepentimientos.

Por último, recuerda seguir nuestra pequeña guía de consejos para hacer de esta experiencia algo mucho más placentera. ¡Tener amigos con derechos nunca había sido tan fácil!

Bibliografía:

  1. Reeder, H. M. (2000). «’I like you… as a friend’: The role of attraction in cross-sex friendship. Journal of Social and Personal Relationships», 17(3), 329-348.
  2. Alonso Peña, José. «Sexo sin ataduras: Amigos ‘especiales’» (https://www.fucsia.co/relaciones/sexo-y-pareja/articulo/sexo-ataduras-amigos-especiales/33413)
  3. Affifi, W. & Faulkner, S. (2000). «On being “just friends”: The frequency and impact of sexual activity on cross-sex friendship». Journal of Social and Personal Relationships, 17(2), 205-222