Inicio » Vida social » Cómo hacer amigos después de los 30 años

Cómo hacer amigos después de los 30 años

cómo hacer amigos

Cumplimos años y vemos como, sin esperarlo ni buscarlo, nuestra forma de relacionarnos cambia bruscamente. Ya no sabemos cómo hacer amigos, y tampoco cómo mantenerlos a largo plazo.

Porque los vínculos son diferentes a los que habíamos forjado en nuestra infancia y adolescencia. Tampoco nosotros somos los mismos, y no confiamos con tanta facilidad. ¿Qué podemos hacer en estos casos? ¡Continúa leyendo para descubrirlo!

¿Cambia la amistad cuando somos adultos?

En las universidades de Finlandia y Oxford se realizó un estudio en el año 2016 sobre las relaciones entre personas adultas, sobre todo a partir de los 30 años. Se preguntaban si, con la edad, esa sensación de que el círculo de contactos disminuye es real. Mediante un extenso cuestionario, los investigadores acabaron confirmando que es a los 25 años cuando nuestras amistades alcanzan su esplendor. A partir de ahí, en muchos casos caían casi en picado.

La psicóloga Patricia Ramírez habló sobre esto en una entrevista al Huffington Post. Indicó que son muchos los peros que pueden surgir cuando conoces a alguien a partir de los treinta, puesto que «tu escala de valores está muy asentada». Sueles ser más consciente de lo que te gusta y, sobre todo, de cuáles son tus límites y lo que no quieres consentir en tu vida.

Cómo hacer amigos en la etapa adulta

cómo hacer nuevas amistades

Algunos investigadores de Oxford señalaban que era especialmente preocupante el hecho de que no solo perdíamos amigos, sino que además teníamos muchas dificultades a la hora de crear estos vínculos de nuevo. La gran pregunta entonces es: ¿cómo hacer amigos?

La clave es el autoconocimiento

En primer lugar, debes ser consciente de tus aficiones e intereses. Como señala Cristina Vidal, directora del centro PsiCo Lleida, los adultos buscan compatibilidad a la hora de hacer amigos. Cuando éramos pequeños era tan fácil como acercarnos a otro niño y jugar con él. «Para conocer a gente a partir de los treinta es más sencillo buscar personas en contextos afines o que desempeñen roles similares a los nuestros», explica.

No se trata tanto de la casualidad como de buscar en círculos relacionados con nosotros. ¡Prueba un nuevo hobby! Así conocerás a gente totalmente nueva.

Libérate de prejuicios

Al pasar los años, los seres humanos también nos volvemos más desconfiados. Tendemos a tener ciertos recelos y pudores que en otros tiempos nos eran desconocidos. Nos cuesta más acercarnos a alguien e interesarnos por él, porque creemos que seremos mal recibidos.

No obstante, estos son prejuicios. Debemos liberarnos de ellos, dejar de ver a los demás con malos ojos y comenzar a usar unas gafas que nos permitan disfrutar más de la vida.

Dedícale tiempo y no te apresures

Cuando por fin conozcas a alguien, recuerda que las relaciones requieren tiempo, paciencia  y dedicación. Sobre todo una que está comenzando. Como aduce la psicóloga Beverly Fehr, la amistad es una relación personal que implica lazos afectivos y que se caracteriza por «la equidad y el mutuo involucramiento». Sin interés jamás se podrán forjar vínculos.

Pero tampoco corras. Esa persona a la que acabas de conocer tiene una vida de la que aún no sabes nada. ¡Y ella tampoco sabe casi nada de ti! Os quedan muchas conversaciones y charlas para llegar a un nivel de implicación tan alto como el que puedas tener con otras personas. Los amigos de toda la vida empiezan de alguna manera, ¿no?

Cómo mantener amigos: los problemas que surgen

mantener amigos después de los 30

Si te preguntas cómo mantener amigos, es otro tema peliagudo cuando se supera la barrera de los treinta años. Natàlia Cantó, profesora en la Universitat Oberta de Catalunya y experta en sociología, ha desarrollado una teoría al respecto. Ella explica que «no tiene tanto que ver con la edad como con las circunstancias de la vida».

Con treinta años se suelen tener ciertas responsabilidades que antes no existían. Trabajamos de forma regular, continuamos nuestros estudios, formamos un núcleo familiar… Los hijos, por ejemplo, suponen una inversión de tiempo muy elevada. Y con las parejas suele suceder otro tanto.

Todo esto nos impide dedicar tiempo a las relaciones de amistad. Alex Williams realizó un reportaje en el medio The New York Times en el que hablaba sobre esto. Hacía especial hincapié en que esas amistades que eran prácticamente familia pasaban a ser consideradas ocasionales. «De pronto te das cuenta de que, con tu mujer fuera de juego, estás solo», ejemplificó a la perfección Williams.

¿Cómo se puede resolver?

La idea, sobre el papel, es sencilla: marcar prioridades. Distribuir el tiempo. Buscar huecos para estar con amigos. Pero no es tan fácil, como explica la investigadora Cantó, porque el tiempo que se puede dedicar a todo esto tiende a ser escaso. En este sentido, hacerlo es mucho más fácil si tus amigos comparten tu forma de vida. Es por eso por lo que se recomienda buscar a gente con aficiones comunes, como ir al gimnasio o jugar al pádel.

No solo son importantes los gustos, sino también los valores. Difícilmente podrás encajar con alguien que diste mucho de ti en cuanto a modo de vida, y mucho menos mantener esa amistad. Debes sentirte cómodo, y la conexión es vital para ello.

Pese a que a partir de la treintena somos mucho más exigentes, seguimos siendo animales sociales que requieren de unas redes de afecto. Ábrete al mundo y descubre a todas esas personas con las que podrías conectar a la perfección. ¡Tener nuevos amigos a partir de cierta edad no es misión imposible!

Entonces, ¿cómo hacer amigos? Con paciencia, empatía y la mente muy abierta. Buscando aficiones en las que invertir nuestro tiempo, y compartiendo este con aquellos que encajen en nuestro mundo. Descubrirás que es fácil mantener una amistad enriquecedora.

Bibliografía:

  1. Delalande, J. (2016). «Hacer amigos para encontrar su lugar y compartir un placer lúdico», Infancia en Europa 16.29.
  2. Elgart, S. B. (2019). Análisis de los vínculos de amistad y cambios de la red de apoyo social en la vejez (Doctoral dissertation).
  3. Becerra, C. L., Aragon, S. R., & Lagunes, I. R. (2007). «Inventario de estrategias de mantenimiento de la amistad». Revista Iberoamericana de Diagnóstico y Evaluación-e Avaliação Psicológica(23), 23-39.