Inicio » Vida social » Por qué suceden y cómo evitar los celos entre amigos

Por qué suceden y cómo evitar los celos entre amigos

los celos entre amigos

Si bien es cierto que solemos hablar con más frecuencia de este problema en el seno de una pareja, los celos entre amigos son también muy frecuentes. Se pueden sentir en cualquier momento de nuestra vida, independientemente del sexo que tengas.

Sin embargo, antes de continuar conviene distinguirlos de la envidia. En los celos, la persona ha cosificado a otro y lo ha hecho de su propiedad. Así pues, cualquier interacción que realice con otra persona desencadenará una reacción en el sujeto celoso por miedo a perder su posesión. En cambio, la persona envidiosa no cosifica, sino que quiere lo que posee el otro.

Causas de los celos entre amigos

Probablemente, cuando eras pequeño y tu amigo se ponía a jugar con otro niño, te enfadabas. En la infancia es habitual que nuestros afectos sean posesiones y, poco a poco, la madurez cambie ese concepto hacia unos vínculos más sanos. Sin embargo, hay personas que no consiguen evolucionar y muestran en la edad adulta ese enfoque inmaduro.

Así, la psicología evolucionista los trata como una emoción intensa que concibe la amistad como una necesidad de posesión porque le proporciona bienestar y seguridad. La aparición de otra persona en tu vida puede verla el celoso como un peligro. De este modo lo muestra el estudio realizado en adolescentes por Parker y su equipo de la Universidad Sacred Heart de Connecticut.

Otras de las causas apuntan a una baja autoestima y a una gran inseguridad. Sucede mucho con personas procedentes de hogares desestructurados. Se han apoyado tanto en sus amistades para subsistir que les desequilibra mucho pensar en perderlas, ya que parten de la creencia de que si esas personas les fallan, su mundo se derrumbaría.

Así también lo afirman las conclusiones del estudio de DeScioli y su equipo de la Universidad de Pensilvania. Analizando las redes sociales y observando cómo construimos nuestras relaciones de amistad, estos investigadores concluyeron que nos guiamos por alianzas y por aquellas que pueden ayudarnos en casos de conflicto.

¿Cómo reconocer a un amigo celoso?

Suelen mostrar diferentes actitudes. Algunas de ellas son:

Son personas controladoras e hipervigilantes. Permanentemente, te preguntan qué estás haciendo o qué piensas hacer. Además, si no respondes de forma inmediata, se enfadan o te llaman. Ni siquiera se plantean que puedas estar ocupado. Son, en definitiva, intrusivos, insistentes y exigentes.

  • Siempre te están pidiendo algo, ya sea en forma de favores o de tiempo
  • Muestran actitudes posesivas, e incluso pueden acompañarlas de alguna amenaza o chantaje emocional
  • Se ponen nerviosos si pasas tiempo con otra persona, y se enfadan si no los incluyes en tus planes
  • Utilizan estrategias manipuladoras, especialmente el victimismo
  • Son hipersensibles, y tienen cambios repentinos de humor

¿Cómo evitar los celos entre amigos?

celos amistad

Piensa que la amistad debe forjarse desde la confianza, la libertad, el respeto y la complicidad. Este tipo de comportamiento no se deben tolerar. Además, tampoco haces ningún favor a tus amigos celosos permitiéndolo. Eso sí, ten en cuenta que estas personas lo pasan mal, y no actúan de esa manera para fastidiarte. Así que, si alguien de tu entorno muestra este tipo de actitudes, los siguientes consejos os pueden ayudar a ambos:

Habla con tu amigo y explícale cómo te hace sentir su comportamiento. No le juzgues. Si su actitud es positiva, intentad entender por qué se produce esa clase de reacciones. Puede ser una baja autoestima, falta de seguridad en sí mismo, etcétera.

Si su actitud no es positiva, intenta comprender por tu cuenta dónde está la causa de su comportamiento.

No toleres ninguna actitud celosa e intenta definir límites. Por ejemplo, si esa te llama o te envía un mensaje, no tiene que insistir ni enfadarse si no respondes de inmediato.

No cambies nunca un plan que tengas por sus celos. Sería un mal precedente, y de nada le va a ayudar a superar este problema.

Si ves que no se producen cambios, por tu salud, conviene que termines con esa amistad. Las relaciones tóxicas no son buenas para nadie.

¿Y si eres tú el amigo celoso?

Si has buscado información sobre este tema por ti mismo, ya tienes medio camino recorrido. Intenta poner en práctica los siguientes consejos:

Analiza por qué te produce tanta angustia que tu amigo se relacione con otras personas sin ti. No te juzgues. Esa emoción tan intensa obedece a alguna razón, y te ayudará conocerla. Si no eres capaz de dilucidar la razón, tal vez te convenga acudir a un especialista. Este también podrá ayudarte si tienes problemas de autoestima o seguridad en ti mismo.

Habla con tu amigo y explícale cómo te sientes. Si te conoce bien, te puede ayudar y te tranquilizará contar con su apoyo.

Toma medidas drásticas sobre tus actitudes. Si sueles llamar continuamente hasta que te cogen el teléfono, hazlo solo una vez y soporta la ansiedad. Escribe cómo te sientes, pero no vuelvas a llamar. Te sentirás muy bien cuando lo logres.

Abre tu mente y también tu corazón. Si tu amigo aprecia a otros amigos, tú también puedes hacerlo. Métete en un club deportivo o en una asociación para conocer más personas. Tu amigo seguirá estando ahí, al igual que tú para él.

No le interrogues sobre sus planes, y deja que sea él el que te los cuente si quiere. Respetar la libertad del otro es vital en cualquier relación.

En definitiva, los celos entre amigos no deben tener cabida en ninguna relación. Acaban asfixiándola y, además, delatan la existencia de otro problema mayor. Tanto si eres tú quien los padece como si tienes amistades celosas, establecer límites y analizar por qué se producen ayudará a ambas partes.