Inicio » Sexualidad » 7 reglas de oro para hacer el cunnilingus perfecto

7 reglas de oro para hacer el cunnilingus perfecto

cunilinguis

El cunnilingus perfecto sí que existe, pero necesita cierta práctica. El sexo oral, como cualquier otra práctica sexual, requiere de paciencia, confianza y alguna habilidad. Si te estás iniciando en este mundo, no te preocupes si aún no eres un experto.

A continuación, podrás leer algunos consejos con los que dejarás con la boca abierta a tu pareja.

¿Qué es el sexo oral?

Cuando hablamos de sexo oral, no debemos entenderlo solo como un preámbulo hacia la penetración. No es un paso que nos lleva a otro sitio, es un momento de placer del mismo calibre que el coito en sí. En ocasiones, a una mujer le puede resultar más sencillo alcanzar el clímax mediante un cunnilingus que con la penetración.

No obstante, como señala Héctor Galván Flores, sexólogo y director del Instituto Madrid de Sexología, hay muchos tabúes al respecto. “En la consulta vemos un gran número de chicas con cierto reparo, que no les acaba de gustar la práctica”. Según el especialista, el principal motivo es “la inseguridad” que pueden llegar a sentir, e incluso los prejuicios sociales ligados a esta práctica.

Dejar los tabúes atrás es fundamental para disfrutar del sexo en todas sus variables. El sexo oral puede ser una experiencia increíble, siempre y cuando se sepa cómo hacer sexo oral a una mujer. Lánzate a la aventura, y prueba los consejos que te damos a continuación.

Disfrutar de un cunnilingus

El sexo requiere de confianza para poder disfrutarlo al completo. Además, solo se deben llevar a cabo las prácticas que realmente apetezcan. Como explica María Esclapez, psicóloga especializada en sexología, “si se hace obligado, entonces se vinculan las relaciones sexuales con algo negativo”. Esto podría acabar perjudicando gravemente al deseo sexual a posteriori. Así que el primer consejo siempre será que haya consentimiento y, sobre todo, deseo.

Debes tener en cuenta que si realizas un cunnilingus también hay riesgo de contraer alguna enfermedad de transmisión sexual. Existen preservativos específicos, diseñados para realizar sexo oral a mujeres.

Si no conoces a la persona, o no es tu pareja estable, lo mejor es que tomes siempre precauciones. Es una forma de protegeros a ambos, ¡y también puede ser sexy! La salud debe ser siempre una prioridad en las relaciones sexuales.

Cómo hacer sexo oral a una mujer: 7 consejos

¿Quieres saber cómo hacer sexo oral a una mujer de la mejor manera posible? ¿Cómo hacer que disfrute desde el principio hasta el final?

No te preocupes, porque nosotros te vamos a dar las siete reglas de oro con las que proporcionar placer será muy fácil. Recuerda siempre que la clave es que ambos tengáis ganas de disfrutar. Si tenéis eso, ¡prácticamente todo está hecho!

1. Busca vuestra comodidad

En primer lugar, sería interesante que escogieseis un lugar confortable. No tiene por qué ser una cama; siempre podéis innovar. Pero sí que tiene que ser un sitio que os transmita la confianza necesaria como para dejaros llevar. Podéis probar diferentes posturas hasta que encontréis una con la que estéis bien los dos.

2. Habla con tu pareja

La comunicación es fundamental en cualquier relación sexual, pero en esta lo es incluso más. Deja que tu pareja te guíe, te diga lo que le gusta y lo que no. Pregúntale, escucha su cuerpo y deja que todo fluya.

3. Ten cuidado: el clítoris es sensible

La sexóloga Tyomi Morgen ha señalado en más de una ocasión que la superficie de la lengua es la mejor forma de estimulación. Esto se debe a que tiene textura, que genera una fricción que puede resultar muy placentera.

No obstante, debes tener cuidado también con esto: el clítoris es muy sensible. Si ejerces más fuerza de la cuenta, o te mueves demasiado rápido, podrías generarle a tu pareja una molestia. El clítoris y el glande tienen más o menos las mismas terminaciones nerviosas, así que podrás hacerte una idea de cómo agradar a tu chica.

4. Respeta a tu pareja: no hagas comentarios ofensivos

Como hemos señalado anteriormente, son muchas las mujeres que podrían tener complejos con esta zona de su cuerpo o inseguridades. Evita hacer cualquier tipo de comentario que pudiera ser ofensivo. Nada de hablar de vello, de olores o cualquier otro tipo de broma en tono jocoso. El respeto y la empatía debe ser la clave.

5. Vigila los ritmos y movimientos

Mantén un ritmo más o menos estable, que vayáis marcando los dos. Si subes o bajas mucho, probablemente tu pareja se sentirá extrañada y responderá mal. Observa cuál es la velocidad que más le gusta, ¡y adáptate!

Con los movimientos sucede lo mismo: ¿Vertical u horizontal? ¿Por qué elegir? Ve probando, observa con qué reacciona más, y aprovecha esos puntos sensibles.

6. Ten paciencia

El sexo oral femenino requiere su tiempo, así que debes tener paciencia. Puede que necesite de algún trabajo por tu parte, pero recuerda: la lengua es un músculo, ¡y se puede entrenar!

Durante el cunnilingus no solo tienes que estar pendiente de la parte de abajo de su cuerpo, ¡hay más zonas erógenas! Juega con todo, aprovecha cada punto de placer. De esta manera, el clímax llegará mucho más rápido y con más potencia.

7. Disfruta con ella

La clave del sexo oral es que ambos podáis disfrutar del momento. Goza de su disfrute, comparte con ella cada gemido, y todo será mucho más divertido.

El cunnilingus es una práctica que puede ser increíble tanto para hombres como para mujeres. En el sexo, tanto dar placer como recibirlo forma parte de la magia del momento. Confía en tu pareja, haz que ella confíe en ti, y dejaos llevar por el deleite de la carne. ¡No os arrepentiréis!

Bibliografía:

  • AMENGUAL, I. N. «¡Lame esto! Representación cultural del cunnilingus y las experiencias de jóvenes heterosexuales con el sexo oral».
  • SANCHES, E. M., TEIXEIRA, L. D. L., & JÚNIOR, O. M. R. (1991). «Opinión de estudiantes universitarios sobre el sexo oral en relaciones heterosexuales». Revista Brasileña de Sexualidad Humana , 2 (1).
  • HILLE, F. & MARZOLA, C. (2014). «Desvendando os mistérios do sexo oral». Revista Brasileira de Sexualidade Humana, 25 (2).